Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/18/d503759789/htdocs/blogrfr/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 5810
Ascensión al Kilimanjaro 5.895m | ROSA FERNÁNDEZ

Salimos de Asturias con destino Madrid-`Ámsterdam-al aeropuerto Kilimanjaro situado a 1 hora de autobús de la ciudad de Moshi que esta a 800m. de altura. Me acompaña otra asturiana con la que comparto todo el viaje.

En Moshi hace mucho calor el hotel no tiene aire acondicionado y hay que dormir con mosquiteras, lo cierto es que extremamos las precauciones pues no tomamos la vacuna de la fiebre…

La comida es regular y tampoco hay muchos sitios en la ciudad para poder comer mejor que en el hotel. Estamos a 45 km. de la entrada del parque, allí nos juntamos con los porteadores que nos van a acompañar. Portean de 15 a 18 kilos cada uno y cobran 10 $ al día. Subimos hasta el primer refugio llamado Mandara 2770m, es un sitio muy bonito en medio de la selva, hay unas cabañas de madera de 4 a 12 plazas y luego una cabaña mas grande donde puedes comer y también usar como sala de estar.

73

Al día siguiente nos vamos hasta el siguiente campamento situado 1000m más arriba llamado Marango, llegamos cansados y con ganas de comer, nos toco el último turno y la comida escasa y regular. Es la única montaña que no me he preocupado de la organización y ahora lo estoy pagando.

En este campamento vamos a pasar otra noche para aclimatarnos y aprovechamos subir un poco y también para lavarnos un poco pues más arriba ya no tenemos agua, hasta el último campamento tenemos que portear la que vayamos a consumir.

Después de un día de descanso el día 11 subimos hasta el último refugio que ya es una cabaña grande con unas 40 plazas y esa misma noche vamos a la cumbre.

La gente suele madrugar, nosotras nos permitimos dormir unas horas más, aun así a la media hora de camino ya empezamos a encontrar gente tirada por el suelo, vomitando, mareados, aspecto moribundo…bueno parecía una película de terror nunca había visto nada igual en una montaña, son los síntomas típicos del mal de altura.

Al amanecer llegamos a un punto donde la gente ya da por hecha la cumbre, aunque desde aquí queda por hacer la parte más interesante y de más disculpad de la montaña, realmente es un collado desde donde puedes ver el recorrido que queda hasta la cumbre.

Desde este punto nos concentramos más en la ascensión pues ya es todo el terreno con nieve y hay zonas en las que esta dura, vamos sin crampones y sin piolet y no podemos permitirnos tener un resbalón.

Tenemos un amanecer y un día espectacular unas imágenes que me quedaran grabadas para siempre. El momento de pisar la cumbre es el más emotivo no solo por ser el Kilimanjaro sino porque en esta montaña acababa de completar mi sueño, nos abrazamos las dos y lloramos de emoción. El descenso lo hicimos sin ninguna  complicación.

En Moshi nos esperaba Luis uno de mis patrocinadores con el celebramos la ascensión y también compartimos unos días de safari.

Mi agradecimiento a patrocinadores, familia, amigos y todas las personas que me han apoyado desinteresadamente.

TODOS JUNTOS LO HEMOS CONSEGUIDO