Todo marcha sobre ruedas; tan suave, tan bien, que casi no me lo creo.

IMG-20160620-WA0005

Tras volar sin contratiempos hasta Islamabad nos topamos con unos asombrosos 38 grados de temperatura en la capital pakistaní. Debido al ramadán todo parece aletargado y a medio gas, así que aprovecho para organizar aperos y maletas en el hotel y para empezar a planear el viaje al norte del país.

tratada 9

Después de la mala experiencia de 2015: una semana atascada en Islamabad con mil incertidumbres burocráticas, resulta que este año todo se ha resuelto a la primera y ya me veo volando hacia Skardu (el año pasado soporté un infame viaje por carretera).

tratada 4

Además me confirman que compartiré Campo Base con Óscar Cadiach, lo cual es una buena noticia ya que no me apetecía verme tan sola como la pasada campaña.

tratada 6

Así que ya estoy en Skardu haciendo un poco de turismo y esperando a que Óscar y los demás lleguen (vienen por carretera).

IMG-20160620-WA0007

Desde el avión tuvimos el regalo de poder admirar el majestuoso Nanga Parbat. Hermosísima montaña.

IMG-20160620-WA0003

Llegar pronto a la región del Baltistán es muy positivo: aquí la temperatura no es tan asfixiante y además permite ganar altura y comenzar cuanto antes el lento y esencial proceso de aclimatación.

Pinta bien; que siga así. Estoy contenta.