El momento de la verdad se ha hecho esperar pero al fin ha llegado, partimos anteayer del Campo Base del Broad Peak en busca de su cumbre y llevamos ya dos días en Campo II.

Calculamos estar entre tres y cuatro días en la montaña antes de regresar al glaciar. El ataque a cumbre podría tener lugar a mediados de la semana entrante aunque es prudente dejar abiertas otras opciones ya que por encima de los 7500 metros siempre hay más incertidumbres que certezas. De hecho un inesperado cambio de tiempo con nieve y viento nos tiene parados a la espera de que el temporal remita. Incluso podría ser que regresemos al Base a la espera de la próxima ventana de tiempo favorable. Todo dependerá de los próximos partes meteorológicos que recibamos.

IMG-20160710-WA0002

La molesta tos que se me agarró al pecho hace unos días ha desaparecido, pero vuelvo a tener problemas con el nuevo porteador de altura que me han asignado. Ha llegado malamente al Campo II vomitando y con mucho dolor de cabeza. No tengo nada de suerte en este sentido.

Entre el mal tiempo y el escasamente fiable porteador que tengo ya no sé muy bien qué va a pasar. En las próximas jornadas tendríamos que llegar a Campo III con el mínimo desgaste posible para echar el resto en la jornada final de ascenso y retirada de cumbre. Pero eso no será posible ya que las recientes nevadas han tapado las cuerdas y deshecho la huella obligándonos a un sobreesfuerzo importante.

No nos vendría mal un poco de buena suerte o, por no pedir tanto, que al menos la mala fortuna se olvide por unos días de nosotros.

Quiero compartir este momento tan intenso con mis patrocinadores: Toscaf, Gam, MJ, Atlas, Isla del Carmen y Cébé; con quienes me habéis ayudado a través de las plataformas de ayuda a deportistas; con tantos seguidores que me estáis animando a través de las redes sociales; con mi familia y amigos de Asturias… Vamos juntos. Vamos a por el Broad.