Se acabaron el tiempo y las opciones de buscar la cumbre del Cervino. Ayer, en el Monte Rosa, tuvimos viento fuerte y 18 grados bajo cero. Muy malas condiciones como para forzar un intento arriesgado en el Cervino. Qué se le va a hacer. Será en otra ocasión.

Volvemos con una guapa colección de recuerdos y estampas alpinas que algo aliviarán el fastidio de no haber tenido la opción de un intento de cumbre serio.

Pero bueno, no somos novatos, ya sabemos quienes tienen la última palabra en estas aventuras: la climatología y la montaña. Querer saltarse esta jerarquía puede llevar a asumir riesgos y cometer errores innecesarios.

Hoy el tiempo estuvo mejor y aprovechamos para hacer una caminata tranquila, pero ya habíamos hablado y puesto sobre la mesa nuestras sensaciones con la decisión final de no intentar la cumbre del Cervino.

Apuntaremos esta montaña en la agenda de los “deberes” y más pronto que tarde volveremos para rascarle el cogote con nuestros crampones.

Mañana estaremos de vuelta en Asturias. Gracias a todos y todas los que habéis seguido esta peripecia alpina y nos habéis enviado vuestro ánimo. Nos vemos ya.