Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/18/d503759789/htdocs/blogrfr/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 5810
Cordillera del Atlas en BTT 2009 | ROSA FERNÁNDEZ

Llevaba años con ganas de aventurarme a hacer una travesía en bicicleta de montaña por la Cordillera del Atlas, y ,por fin, en septiembre de 2009 llegó el momento. Convencí a unos cuantos amigos de Asturias, para que secundaran mi iniciativa. Y en poco más de un mes desde que empecé a pensarlo, estábamos en el aeropuerto de Marraquech, con las bicis en cajas y una semana por delante para pedalear por un país tan cercano y diferente al nuestro, y con el objetivo de llegar donde las primeras dunas del Sahara se apoderan del paisaje hasta donde alcanza la vista.

img_4435-300x225

Para ello nos vamos sumergiendo en la zona mas inhóspita del país , el interior mas montañoso , por carreteras , pistas y caminos pedregosos que enlazan pequeños y miméticos pueblos y aldeas que , de alguna manera, me recuerdan los paisajes y vivencias del pasado verano en que estuve en Pakistán, en sus pueblos del norte, que son escala para acceder a la cordillera del Karakorum. Pero creo que las gentes aquí son más abiertas a los extranjeros y su forma de vida, con toda la dureza que la tierra impone, es de mayor calidad que en Pakistán Nos hemos adentrado en lo más profundo de Marruecos, visitando pueblos de montaña, y disfrutando de sus gentes.

Cada día llegábamos a un sitio diferente, pero siempre acogedor, podíamos tomar una ducha y cenar buenos platos de la gastronomía local.

La idea de hacer la ruta no fue puramente deportiva, Cada día también trataba de visitar las escuelas y, como de costumbre, me gusta compartir parte del viaje con los niños y llevarles pequeños presentes que ellos valoran mucho, como lápices y dulces. A veces no hace falta buscar mucho, pues en cuanto te ven en el camino, se pegan verdaderas carreras para alcanzarte y pedirte algo de lo que lleves, dulces, globos, lapiceros y algunos “dirjan”.

La ruta sin duda merece la pena, la aventura está servida, bastos paisajes generalmente requemados por el sol, y con algunos asombrosos bosques de palmeras. Pueblos de barro, rebaños de cabras pero también montañas con restos de nieve, de incluso más de 4.000 metros . Vivimos una semana muy intensa,  levantándonos a las 4, 5 ó 6 de la mañana para rodar ,en 5 días ,450Km en bicicleta de montaña. Cuando estás en estos sitios no quieres perderte nada , y no nos importaba dormir poco, es curioso que todos éramos muy puntuales a la hora del desayuno.

No importan los nombres de los lugares, al final quedan las sensaciones que te transmiten, sus paisajes y sus gentes , su cercanía y su atmosfera de tranquilidad , esto perdurar en lo más profundo de nuestra conciencia. Al final del recorrido están las dunas donde subimos andando penosamente para presenciar uno de los atardeceres más bonitos que te puedes imaginar. Quizás sea esta la cima que rubrica esta  aventura que nos dice que podemos regresar a casa con la sonrisa y la alegría de haber hecho realidad lo que fue, hasta hace bien poco, solo una tenue ilusión.