Lo conseguimos. Una a Una llegó a la cumbre del Damavand este mediodía tras un ascenso difícil y bien trabajado que duró cerca de 8 horas.

De nuevo con mucho frío y viento fuimos avanzando sobre crampones por la ladera sur del Damavand hasta alcanzar los deseados 5610 metros de altura de su cima.

Magnífico trabajo de las chicas que han vuelto a demostrar una calidad deportiva y un carácter admirables.

Alcanzada y celebrada la cumbre llegó el momento que esperábamos con tantas ganas: el de calzarnos los esquís y lanzarnos pendiente abajo disfrutando de una experiencia única.

Tampoco la nieve nos lo puso fácil: dura e incómoda nos exigió prestar mucha atención para no tener un mal gesto y un disgusto que nos arruinase la fiesta. Pero todo salió bien.

Disfrutamos de esquiar a una altura increíble y alcanzamos el refugio desde donde mañana volveremos a ponernos las tablas para despedirnos del Damavand.

Bravo, equipo; lo logramos.