Día de Cumbre de la Pirámide de Carstenzs

Después De 5 largos días de espera, la lluvia nos da un pequeño respiro. Son las dos de la mañana del día 18, hace una hora y media que dejo de llover, el cielo esta estrellado. Nos levantamos preparamos un desayuno rápido y nos ponemos en marcha. Llegamos a la base de la pared y tenemos que esperar como una hora, el otro grupo salió primero son 5 y van bastante lentos, dos largos más arriba en terreno cómodo nos permiten adelantarlos. Vamos Daviz y yo por delante y nos siguen su papa y Clark, en los puntos clave les esperamos. Amanece a unos 300 metros de la arista, parece increíble el cielo está totalmente despejado y mar de nubes a nuestros pies. Desde aquí tenemos un descanso, este tramo se hace caminando hasta  ituarnos a unos90 metros de la arista donde tenemos que superar un largo de V grado, una vez superado ya nos sentimos más cerca de la cumbre, Franky nos comento que desde aquí son unas cuatro horas hasta la cumbre.

10

Me parece estar en los Picos de Europa, sin duda este es mi terreno favorito, David no está acostumbrado a este tipo de roca, pero es un chaval fuerte y resuelve los pasos sin ningún problema, sabe que en unas horas cumplirá su sueño de escalar las siete cumbres. En este recorrido hasta la cumbre tenemos que hacer tres rapeles obligados, uno de ellos es de 15 metros de profundidad, rapelas y luego tienes un desplome para volver a recuperar el filo de la arista, está orientado al norte y las cuerdas están congeladas esto nos lo pone un poco más difícil.

Seguimos la arista y los últimos 300 metros vuelven a estar orientados al norte, hay nieve dura caída dos días antes, esto hace que extrememos las precauciones hasta volver a salir a la arista que ya es el punto más alto de esta montaña CUMBRE!!

Me siento muy feliz de estar allí arriba he disfrutado de la montaña y también de la gente que me acompaña, un momento muy emotivo para padre e hijo.

Disfrutamos de la cumbre un buen rato esperando que llegasen los del otro grupo para no cruzarnos en la arista.

Sabemos que no va a tardar muchas horas en empezar a llover, yo decido adelantarme y bajar sola. A las dos de la tarde estoy en la base de la montaña, no tarda 15 minutos en empezar a llover, allí había dejado mi paraguas al subir lo que me permitió llegar al campo base sin mojarme, el resto del equipo ya no tuvo la misma suerte, llegaron con la lluvia pero todos muy felices de haber subido y bajado sin ningún contratiempo.

Al día siguiente nos recogerá el helicóptero a las 6 de la mañana para regresar a Manado.