aconc4p

ACONCAGUA 2014. Capítulo 4: preparativos.

Escalar a 11000 kilómetros de casa supone afrontar el reto de montar un puzle con la premisa de que, antes o después, descubrirás que falta alguna pieza.

Por circunstancias personales ha tenido que renunciar a la expedición Olaya, deportista de Una a Una a la que el grupo echará de menos.

Tres cosas suelen ocupar el tiempo de un escalador en las semanas previas a una ascensión. Tres motivos para hacer felices a los fabricantes de aspirinas además de la omnipresente cuestión económica que todo lo empapa y condiciona.

Está el aspecto logístico, en el que incluyo todo lo concerniente al viaje, a la preparación del material y a la elección de fechas. En nuestro caso volaremos de Oviedo a Buenos Aires el día 9 de enero y tenemos previsto estar el día 12 al pie de Aconcagua, contando con que nuestro permiso de escalada expira 21 días después.

No es poca cosa el aspecto burocrático, pues a la consecución de las licencias para operar en el parque del Aconcagua hay que añadir esta vez todos los trámites para desplazar a Dawa desde Asia hasta Europa y luego a Sudamérica.

Y a la hora de la verdad decidirá el aspecto físico-técnico, las muchas horas de preparación de cuerpo y mente, pues nadie nace soportando temperaturas muy por debajo de los cero grados, respirando aire enrarecido por la altura ni caminando sobre crampones.