Es el volcán más alto del mundo, está situado en Chile en la zona de Atacama, una zona verdaderamente bonita. Llegamos al refugio de Atacama, donde hay unos domos o tiendas comedor instaladas donde puedes cocinar, comer y también utilizar como sala de estar. El tiempo nos acompaña montamos la tienda y a continuación nos preparamos la comida, Decidimos darnos una caminata para tomar unas imágenes de la zona y regresar para hacer la cena e irnos pronto a la cama. Nos visita el guarda del parque y nos da información de cómo está la montaña y también de las expediciones que pasaron este año con datos de cumbre que no animan mucho pues solo estaba subiendo el 7 por ciento de los expedicionarios. Yo como siempre no duermo mucho y decido esperar a que de el sol en la tienda para ir a preparar el desayuno, el tiempo es frio pero se soporta.

Laguna-altiplanica

Desayunamos, nos preparamos unos bocadillos y nos vamos hacer aclimatación, subimos hasta el refugio de Tejos allí comemos y decido subir un poco mas para tomar imágenes de los penitentes y también de la ruta que vamos a seguir a la cumbre, ya que el día que vayamos a la cumbre será de noche.

Una vez terminado el trabajo regresamos a Tejos donde se encuentra el guía que nos acompaña, esta con mal de altura y ya no va acompañarnos en la ascensión, a veces ocurren estas cosas aunque no es muy normal y nos bajamos al campamento de Atacama. Nos preparamos una buena cena recogemos todo y a descansar para el día siguiente que subimos a dormir a Tejos para levantarnos temprano para ir a la cumbre.

La noche es muy fría y apenas puedo hacer fotos y tomar imágenes de la subida, amanecemos en la travesía que hay antes del cráter. Solo estamos cinco personas en la montaña dos franceses con un guía y nosotras dos. En el cráter nos juntamos todos y hacemos juntos la parte final donde hay cuerdas fijas en algún tramo hasta llegar al punto más alto. El día ha ido calentando un poco y podemos disfrutar un rato de la cumbre. El descenso lo hacemos con el máximo cuidado hasta situarnos de nuevo en el cráter, desde ahí bajamos con la mayor rapidez que podemos para poder cruzar la frontera ese mismo día y no perder el vuelo que nos sale al día siguiente desde Copiapo al nivel del mar. Fue un descenso increíble en menos de doce horas pasamos de estar a 7000m hasta nivel el mar. Lo cierto es que el organismo noto ese cambio tan… Al menos durante tres días.