Recién terminado el Camino Primitivo Oviedo-Santiago con el club Una a Una me incorporo a la Gaes Pilgrim Race Madrid-Santiago.

Me engancho a “salida lanzada”en Astorga, con tres etapas por delante en las que me esperan 315 kilómetros y casi 7000 metros de desnivel positivo acumulado.

Será duro, no me cabe duda, pero también gratificante y una nueva experiencia singular que me permitirá seguir descubriendo rincones del “ancho mundo” y compartir horas con amigos y amigas del mundo del deporte (entre ellos con la también alpinista Edurne Pasabán, a la que hace ya años que no veía).

Allá voy. Santiago: aquí vuelvo.