Remontando las aguas del río Navia cruzamos el embalse de Grandas de Salime tras hacer una interesante visita al corazón de la central hidroeléctrica. A continuación  nos encaminamos al puerto del Acebo. Con temperatura fresca y cierta amenaza de lluvia fuimos cubriendo kilómetros por un terreno muy quebrado.

Sigue acompañándonos un tiempo nublado con frecuentes bancos de niebla que nos impiden disfrutar de mejores vistas. A partir de media mañana la niebla empezó a abrirse y la temperatura a subir.

Bien pasada la media jornada dejamos atrás Asturias al superar el bonito puerto del Acebo y nos internamos en la provincia de Lugo. Un poco más de esfuerzo y llegamos a Fonsagrada, final de esta tercera, y para mí penúltima, etapa de nuestro Camino Primitivo.