Regreso a casa (9 de mayo)

Gracias por vuestro cariño y apoyo. Ya estoy en casa y me encuentro mucho mejor. La palabra EDEMA suena fuerte, pero una vez que pierdes altura todo va bien.

Fue un principio de edema pulmonar, que podría empeorarse si hubiera seguido subiendo pero al bajarme todo fue bien. Hoy haré una revisión médica y espero estar dando guerra en nada.

Esta expedición ha sido realmente dura, iba sin mi sherpa y con un grupo de 4, de los que dos de ellos iban a escalar Everest después del Shisha y no podíamos dormirnos. Había que trabajar rápido. Esto hizo que para mi fuese una aclimatación muy forzada, pues vivo casi a nivel del mar y en 9 dias estaba durmiendo a casi 7000 metros de altura.

También la mala suerte empezó  el primer dia antes cruzar la frontera entre Nepal y Tibet, pues tomé una comida en mal estado que me hizo estar los dos días siguientes  sin comer, con vomitos y diarrea , al tercer dia empecé  a tomar antibióticos, coincidiendo con los días que ibamos ganando altura mas rápido, y todo se fue acumulando.

No he disfrutado ni un solo dia, pero de estas situaciones se aprende mucho y te hacen ser mas fuerte.

Comparti  expedición con  Tunch (Turquia) y Alex (Rumania),  dos conocidos de otras expediciones.  Dawa el sherpa que terminaba sus 14 que subió con oxigeno,  el ecuatoriano Santiago Quintero, una persona admirable que sigue escalando ochomiles después de perder todos los dedos de sus pies hace años en la Aconcagua, Nima sherpa y el Lama sherpa,  este ultimo un personaje increíble.

Lama se vino  al Shisha Pangma con unas botas de las antiguas que llevábamos a Picos de Europa, sin ropa de pluma y con un saco de forro polar que metia dentro de otro de camping y con las gafas de cuando Tensing  escaló el Everest (1953).

Al final como hacia tanto frio y yo no podía subir, le dejé todo mi equipo al Lama y así pudo acompañarles a la cumbre.

Agradecer a mis patrocinadores:   TERNERA ASTURIANA,  FRIOBAS, Asturias Paraiso Natural  y HELLY  HANSEN, el esfuerzo que han hecho para que pudiera intentar esta montaña.

Desde aquí también dar las gracias a Cleo y su sherpa  por todo lo que me han cuidado los días que estuve sola en el base y que no pude despedirme de ellos.

La montaña sigue ahí y habrá mas oportunidades.

MUCHAS,MUCHAS GRACIAS  POR VUESTRO CARIÑO Y APOYO

shisha-2013