Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/18/d503759789/htdocs/blogrfr/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 5810
Relato ascensión al Elbrus 5.642m | ROSA FERNÁNDEZ

75

Viajar a la antigua Unión Soviética sigue siendo una aventura.

Para sacar el visado tienes que tener una invitación oficial de alguien de la zona, te piden el pasaporte en la embajada y te lo tienen durante tres semanas, si lo necesitas antes tienes que pagar más, al marchar a Nepal como no podía dejarlo el precio se multiplico por tres. Lo mejor es que contrates todo con una agencia de allí CETNEVA funciona muy bien y tiene gente que habla español, contrato todo con ellos hasta la base de la montaña, mejor dicho hasta el primer refugio llamado Barricas que va a ser la base para escalar esta montaña. Acabo de regresar de una expedición en bicicleta cruzando la cordillera del Himalaya y pasando por el campo base del Everest, no voy a pasar por Asturias, aunque me hubiera gustado descansar unos días en casa .

En Madrid me espera otro asturiano que me va a acompañar. Aterrizamos en Moscú en un día gris y frio, se nota el cambio del calor de Nepal, también ya estamos a 15 de septiembre y el verano en el Rusia se va terminando.

Es una fecha ya fuera de temporada pero también es mejor porque ya no hay casi gente en la montaña. Vamos con esquís previniendo que haya mucha nieve, a la ida no tenemos problema con el peso pero a la vuelta ya no va a ser igual.

De Moscú volamos a Mineraly Body fue toda una aventura en el aeropuerto coger un taxi para cambiar de terminal conduciendo de forma temeraria para poder coger el siguiente avión, nosotros enlazamos pero el equipaje como era de esperar no llego.

Trato de explicarles en ingles pero no entienden nada, menos mal que Ivan nos estaba esperando y pudo cubrirnos todos los papeles pues los tenían todo en ruso con lo cual es imposible entender nada. Al día siguiente tuve que alquilar material para poder subir una montaña como aclimatación, aunque es cierto que mi aclimatación era muy buena, venia de rodar por encima de 3600 metros durante 15 días.

Al día siguiente llegaron las maletas , fuimos con Ivan a comprar la comida para la montaña, si el tiempo era bueno no necesitaríamos mucha, pero había que prevenir y comprar par al menos 5 días. Cuando llegas al Cáucaso la gente parece ruda y fría, pero cuando te acercas es todo lo contrario solo el problema es el idioma casi ninguno habla ingles. El pueblecito donde estamos es una estación de esquí que en su día tuvo que ser un centro de vacaciones importante, ahora los remontes da miedo cogerlos y parte de los edificios están medio en ruinas, aun así es un sitio realmente guapo también hay que destacar su gastronomía , se come realmente bien .

Todos los días hay un un mercado artesanal, donde las mujeres venden prendas de lana, buen sitio para hacerte con unas buenas manoplas o calcetines de lana muy calientes que luego se agradecen en la montaña y a muy buen precio.

El tiempo es bueno y decidimos coger el teleférico que nos va a subir hasta 3800m, en invierno se utiliza para esquiar, desde aquí hay un telesilla individual que da miedo mirarlo y también hay maquinas retrac que suben a los turistas hasta unos 4400m.

Llegamos al refugio a medio día y cogemos los esquís y nos vamos hasta 4600m.

Yo decido no subir más pues la nieve es puro hielo y me temo la bajada, además no subimos crampones que nos obliga a bajar esquiando. Fue toda una aventura esquiar entre trozos de hielo daba la sensación de bajar entre piedras.

En el refugio nos esperaba un súper cena, teníamos dos cocineras casi para nosotros solos, disfrutamos de la cena y también de un atardecer de película , viendo el tiempo decido que esa misma noche nos vamos a la cumbre, Ivan no tiene obligacion pero decide acompañarnos, dice que para él es un honor subir conmigo y hará de cámara a ratos para gravarme en la subida. Es un tipo especial, muy profesional vive de la  montaña y le gusta lo que hace.

Salimos con una noche estrellada y un amanecer espectacular , subimos tranquilamente haciendo fotos y gravando, solo hay otros dos grupos en la montaña lo que hace que disfrutemos aun mas. Llegamos a la cumbre con muy buen tiempo y a las 15, 30 ya estábamos de nuevo en el refugio dándonos el gustazo de una buena comida que nuestras cocineras nos habían preparado. Es una montaña para disfrutar, a pesar de ser la más alta no es la más bonita, pero las vistas que nos ofrece son espectaculares. Al día siguiente descendemos al valle al mismo pueblecito que estuvimos al subir Cheget y desde allí hacemos excursiones a diferentes zonas para aprovechar los días que nos quedan, pues resulta más económico quedarse allí que adelantar los vuelos. En Moscú también vamos a pasar dos días para conocer la ciudad, creí que era suficiente pero es una ciudad que bien merece tres o cuatro días.