Ya en Punta Arenas la ciudad más austral de Chile, concertamos cita con la agencia ANI que es la única que vuela a la Antártida y con la que he contratado todos los servicios. Nos informan de que el tiempo es muy malo y no podemos volar, cada tres horas nos van a pasar parte meteo para ver si podemos volar, con lo que no podemos movernos de la ciudad ni hacer gran cosa.

Aun así uno de los días que el tiempo era pésimo decido irme a isla Magdalena para visitar la colonia de pingüinos uno de mis animales favoritos, el día no era  especialmente bueno pero me lo pase en grande con los pingüinos. Así pasamos 7 largos días sin saber qué hacer, además el tiempo corre y quiero estar en casa para Navidad. Por fin llega ese día y podemos salir para la base inglesa. Es un avión de carga Hiluchi donde la mayor parte de la gente va al polo sur y otros solo hasta la base para hacer unas fotos y pisar el continente helado. Como dato curioso entre los que vamos al Vinson viaja un trasplantado de corazón con guías y cámaras de televisión que quiere pisar el punto más alto del continente y ser el primero.

Travesia-Antartida

Llegamos a la base y es cierto que alguno lo primero que posa en el suelo es el culo, la superficie está totalmente helada y más de uno aterriza por el suelo. Es increíble como tomamos tierra con tanta precisión los pilotos rusos muy buenos. El cambio de temperatura casi no te deja respirar de hecho tienes que ponerte algo tapando la boca, pude sentir como se congelan las pestañas y eso aun con el sol. Las temperaturas que vamos a soportar son extremas cuando el sol se va moviendo y te quedas en sombra aun dentro de la tienda alcanzamos 20” bajo cero.

La base tiene un buen montaje tienda: grande para 60 personas con base de madera y material aislante con calefacción, comedor, cocina y sala de estar, incluso tiene una pequeña biblioteca y también sala de reuniones para darnos noticias. Hay otra tienda para radio y teléfono todo lo que es comunicación con el exterior, otras para los servicios y luego están las tiendas donde dormimos para dos personas con suelo de madera y camas levantadas del suelo.

Desde la base tenemos dos avionetas para volar o mismo al Vinson que al Polo Sur. Nuestra mala suerte con el tiempo continua y tenemos que esperar dos días más en la base.

Por fin el día 14 volamos al campo base del Vinson, ese mismo día subimos hasta el campo uno para hacer un poco de aclimatación. Al día siguiente temprano cargamos el trineo y la mochila con todo lo necesario para cuatro días y nos vamos a dormir al campo uno, la ascensión es sencilla pero hace un frio que te cala hasta los huesos,dentro de la tienda tenemos 20” bajo cero.

Al día siguiente subimos al campo alto, dejamos el trineo y llevamos todo a la espalda, pasamos una zona de grietas donde la pendiente es más acentuada, este último tramo se hace duro debido a que vamos muy cargados. Llegamos con tiempo suficiente para hacer una plataforma e instalar la tienda antes de que se quite el sol, algo muy importante pues cuando la zona se queda en sombra las temperaturas son extremadamente bajas.

El 17 de diciembre esperamos a que el sol nos de en la tienda para ponernos en movimiento y a medio día estamos en la cumbre del Vinson. Hacia muchísimo frio pero estaba realmente contenta de estar allí arriba. Descendimos todo lo rápido que pudimos y esa misma tarde-noche volamos a Patriot Hills, con la suerte que pudimos enlazar con el vuelo de la base a Punta Arenas. Con esta montaña me quitaba un buen peso de encima, ahora si estaba segura que terminaría el proyecto en el plazo que me había marcado y todo gracias a mis patrocinadores.