Atardecer en el techo de Árica

Amanecer en el techo de África

El próximo 20 de Septiembre volaré al corazón profundo de África para subir al Monte Kilimanjaro, techo del continente negro con 5892 metros de altura. Se trata de un proyecto gestado por varias empresas e instituciones (Pelayo, Elisabeth Arden, Solgar, La Caixa, AECC y la Federación Española de Baloncesto) para concienciar a la sociedad en la prevención y lucha contra el cáncer de mama.

Cerca de la cumbre del Kilimanjaro

Cerca de la cumbre del Kilimanjaro

A tal efecto se ha armado un equipo formado por seis mujeres que han padecido cáncer de mama además de la gimnasta Almudena Cid, como madrina del proyecto, y del  antiguo baloncestista del Real Madrid Ismael Santos, que hará labores de guía. Se trata de recordar a todas las mujeres que el cáncer no es el final de todo, que se puede prevenir y curar, que después de él hay vida, deporte y proyectos por emprender.

A algo menos de 6000 metros de altura

A algo menos de 6000 metros de altura

Debido a mi doble condición de ex-paciente de esta enfermedad y de escaladora los promotores de Reto Pelayo Vida Kilimanjaro pensaron en mí a modo de bisagra entre ambos mundos, para colaborar al éxito deportivo de la expedición y para retomar mis actividades a favor de la AECC y de la lucha contra el cáncer.

Hace 8 años, a punto de completar el "7 Cumbres"

Hace 8 años, a punto de completar el «7 Cumbres»

Cuando hace unos meses me presentaron el proyecto acepté sin dudarlo aún sabiendo que para entonces estaría en pleno proceso de recuperación del desgaste que iba a producir en mi cuerpo el haberme enfrentado al K2. Aunque el Kilimanjaro no es una montaña técnicamente difícil (ya estuve en ella en 2007 para finalizar el Proyecto 7 Cumbres) sí hay que decir que tiene una altura considerable y que pueden presentarse serios problemas de adaptación. Y es sobre todo en este aspecto donde pensé que mi experiencia en grandes alturas podía prestar un buen servicio al grupo y al éxito de este reto.

Y así es como llegué  formar parte de este nuevo desafío. Como siempre trataré de haceros partícipes de él y de manteneros informados de los progresos de esta iniciativa deportiva y humana que por varios motivos me toca tan de cerca y me emociona.