Día de cumbre:

Son las 11 de la noche del día 20 de mayo, estamos a 8300m., empezamos a prepararnos para salir hacia la cumbre a las 12 de la noche. Toda la expedición la hemos hecho mi serpa de confianza, Dawa, y yo sola, del mismo modo como lo habíamos intentado en 2003 por la cara sur no debemos apurarnos porque acaban de salir los Sherpas que van a fijar las cuerdas, pues no hay nada instalado por encima de nosotros, nadie ha pasado de aquí este año aún. Y es posible que los encontremos en el segundo escalón.

No somos los únicos, hay mas grupos que también van saliendo a esta hora, pero pronto vamos adelantando gente, y no es bueno ir muy rápido. Dawa lo sabe y me pide que vaya más despacio lo que para mí es un problema. Nos paramos mucho y empiezo a sentir mucho frío.

El frío. se hace tan intenso que antes del segundo escalón muchos ya se dan la vuelta. Cuando estamos a menos de 100 metros de la pared, nos quedamos todos parados, un solo sherpa comprueba las cuerdas y escala hasta arriba. Luego se pone a filmar con mucha tranquilidad, me dieron ganas de gritarle. Estuvimos más de una hora esperando, ya no podía mover los dedos de mis pies, pegaba con el piolet en la bota y era como si diese contra una piedra. Ya no sentía nada, empezaba a tener miedo a las aquí tan habituales y siempre temidas congelaciones, y aun quedaba tanto trecho por subir. Intentó que me dejasen pasar delante pero choque con el sherpa no indicado, me obligaron a esperar, primero tenían que subir los sherpas con las cuerdas, Dawa también porteaba una pero no hubo forma.web-29

El escalón no son más de 20 metros, la primera parte es difícil hay que escalar asegurándose en una cuerda, subí los primeros metros y empecé a sentir un dolor muy fuerte en mis manos, tuve que apartarme a un lado para dejar subir al siguiente, grité, llore primero de dolor y luego de alegría, mis manos entraron en calor y el resto de la

escalada ya fue mucho mas fácil.

Salimos a la arista, volvimos a sacar los piolets de la mochila y empezamos a caminar este tramo hasta el tercer escalón, sin cuerdas. Veíamos la cumbre más cerca y yo le dije a Dawa «la tenemos, es nuestra» y Dawa respondía “ yes, yes didi”.

En este tramo nos encontramos tres muertos del año anterior, pero como recién muertos, sin deterioro aparente, no es nada agradable,” quizás yo podría ser uno de ellos”, me dije, pero reaccionó pensando “ mucha concentración y no te pares”.

Antes del tercer escalón el viento sigue soplando muy fuerte. Los sherpas se paran y sacan sus banderas de oración, sus plegarias y hacen una pequeña puxa, una plegaria a los dioses de la montaña para que nos permitan entrar en su casa, yo también participo. Seguimos subiendo, la ruta es fascinante y la emoción cada vez mayor, después de una travesía a la derecha queda subir por un terreno de roca para salir a la arista cimera, es de lo más guapo que he hecho nunca en altura.

A todo esto mi oxígeno se había terminado, subía tan emocionada que no lo echó de menos, mas tarde recibí la rica de Papito Dawa. La arista tiene unas preciosas cornisas de hielo, trabajadas por el viento. Nos quedan menos de 300 m. para la cumbre, Dawa me hace señas para que no me pare, así nos colocamos arriba los primeros de la temporada. Cuando pisó lo más alto de esta gran montaña me sentí la mujer más feliz del mundo, además no estaba sola, del bolsillo interior de mi mono de pluma saqué la bandera de Asturias, donde estaban mis amigos, grandes deportistas que me acompañaron en toda la ascensión, hacemos un montón de fotos.

Eran las diez y media de la mañana aproximadamente, del día 21.

Para la parte de Nepal, al sur, la visibilidad es nula, quería ver el Makalu en cuya cumbre había estado justo un año antes, pero lo tengo negado.

El año pasado sucedió al revés, desde la cumbre de Makalu quise ver Everest y tampoco pudo ser. Para el Tibet esta despejado y aprovecho también para filmar, ademÆs los dioses estÆn con nosotros el viento se ha calmado puedo estar allí arriba sin oxígeno y sin manoplas de pluma, todo un lujo que no olvidare nunca.

Pasó como una media hora y ya dawa me apura, además sabemos que a partir de las 12 del mediodía el tiempo va a cambiar, recogemos todo y nos ponemos en marcha.

El descenso es muy rápido, cuando llegamos al segundo escalón miramos hacia atrás, hacemos unas fotos pero ya esta cubierto, ya no hay cielo azul, destrepamos pues a Dawa no le gustan los rápeles y yo estoy de acuerdo con él.

Llegamos al campo 3 (8300m.) de donde habíamos partido. Dawa se queda a recoger el equipo y yo sigo bajando hasta 7900 m., llego aquí a las 4 de la tarde, ya me funcionaba el teléfono, llamo a Javier para darle la noticia y ¡que desilusión!, ya se había enterado por Internet. La noticia ha salido ya en everestnews.com.

Aquí cometo el error de meterme en la tienda a esperar por Dawa, en vez de seguir bajando.

En cosa de menos de una hora el tiempo pega un cambio total y ya no me atrevo a salir, el viento es demasiado fuerte y está nevando. Cuando llega Dawa probamos a salir pero a mí me tira el viento y decidimos pasar la noche en esta tienda, no tenemos comida, ni bebida, ni colchonetas y solo un saco de dormir porque dejamos equipo en

el campo alto para los sherpas amigos de Dawa que intentaron subir en unos tres días.

Fue la peor noche en altura que he pasado nunca, a las 4 de la mañana salimos para el collado norte, recuerdo que bajaba con el sentimiento de estar en un enorme desierto y rodeada de nieve, cuando llego al collado norte unos chinos salieron a recibirme con dulces y lo único que les dije fue solo agua por favor y me bebí un litro entero a  continuación le digo a Dawa ahora ya puedo llegar al campo base avanzado.

La llegada fue increíble, todos sabían de nuestra cumbre ya casi más que nosotros, felicitaciones, té, café, cerveza, muchas fotos, televisión,…..momentos para no olvidar.

Dedico esta cumbre a las empresas que apostaron por mí, masymas Feve, Friobas, al centro de medicina deportiva de Avilés, a las conserjerías que se sumaron al proyecto como Medioambiente, Turismo y Deportes, a las empresas de comunicación que ha hecho que no me sienta sola en ningún momento Vodafone, Asimar y Mediasur, a los

periodistas de todos los medios que me han seguido día a día, y a todas las personas que han estado dándome Ánimos durante toda la expedición.

TODOS JUNTOS HEMOS HECHO REALIDAD UN GRAN SUEÑO

no images were found