Hecho, misión cumplida, hemos completado una emocionante y divertida expedición al Himalaya culminada con una importante cumbre en el Tserco Ri a más de 5000 metros de altura sobre el nivel del mar.

Dejamos una huella en el Himalaya, y el Himalaya la dejó en nosotros

Dejamos una huella en el Himalaya, y el Himalaya la dejó en nosotros

Tengo que destacar lo enriquecedora que ha sido esta experiencia y merece una vez más mi reconocimiento el soberbio rendimiento deportivo de Noelia y Puri, si acaso comparable a su excelencia humana y de carácter.

Paisajes de Nepal

Paisajes de Nepal

En los 10000 kilómetros del viaje de regreso se nos enredará en el alma una trenza de dos emociones que conozco bien: la de despedida de una tierra que nos deja huella y la de reencuentro con la que nos vio nacer.

En buena compañía

En buena compañía

Es momento de dar las gracias a todos los que nos han apoyado y facilitado el camino: a Salva y Noemí que nos allanaron un sinfín de escollos burocráticos, a las chicas de Una a Una que nos alentaron e inspiraron para dar lo mejor de nosotras en los momentos de desafío deportivo puro, a los medios de comunicación asturianos La Nueva España y El Comercio que dieron cuenta de nuestra aventura, a Eduardo que cedió a mis chicas parte de su material de escalada, a Pepín que siempre vela por mis expediciones y resuelve los entuertos que inevitablemente surgen, a la maravillosa gente de Mitho Cha que nos trató de lujo, a Dawa y su familia que nos hicieron sentir en casa, a mis patrocinadores (Ternera Asturiana, Friobas, Cébé) sin cuyo concurso un deporte romántico como éste no sería posible… y a todos los amigos que nos han seguido y animado a través de la web y de las redes sociales.

Muchas gracias a todos-todas. Nos vemos en Asturias.